Cuando estamos tratando de perder peso es muy común que nos recomienden los famosos alimentos “quema grasas”. Sin embargo, la eficacia de estos no radica en alguna extraña propiedad milagrosa. La magia de estos alimentos consiste en una fórmula básica de nuestros procesos fisiológicos: el sistema necesita cierta cantidad de energía (calorías) para poder procesar la comida que ingerimos y realizar nuestras actividades diarias, por lo que si consumimos alimentos con una menor presencia calórica estaremos quemando calorías y grasas de nuestra reserva. Es importante mantener en mente esta regla ya que sin importar cuál sea la estrategia que se elija, esta sencilla fórmula es la clave para perder peso.

En este sentido, la mayoría de los alimentos considerados “quema grasas” suelen ser bajos en calorías y grasas, pero un poco más difíciles de digerir. Su principal facultad radica en la posibilidad de acelerar el metabolismo, es decir, gastar más energía aun en reposo, así como facilitar la utilización y el transporte de las grasas.

Normalmente, las listas que podemos encontrar sobre alimentos quema grasas incluyen comida alta en fibra, como los frijoles, los vegetales y la fruta. Por ejemplo, los frijoles son bajos en calorías y requieren más energía para ser digeridos en nuestro sistema (lo cual no significa que necesariamente te harán perder peso de una manera más rápida). Sin embargo, al ser un alimento alto en fibra mantiene bajos los niveles de insulina aumentando el ritmo de trabajo del metabolismo.

Otro factor que suele generar confusión en torno a las propiedades dietéticas de ciertos alimentos es su aporte proteico, ya que entre mayor sea, estos te producirán una sensación de saciedad por más tiempo, lo que hará que comas menos. Así, las carnes magras, como el pollo y el pescado, te mantendrán satisfecho por un mayor periodo, aunque no te harán perder peso por sí mismos.

La mayoría de los alimentos considerados quema grasas suelen estar presentes en una dieta equilibrada, por lo tanto es necesario identificarlos y saberlos integrar a nuestro régimen de una manera más organizada. Si tu objetivo es perder peso, debes recordar que lo importante es seguir una dieta que le brinde a tu cuerpo los nutrientes necesarios, al tiempo que te permita acelerar tu metabolismo y alcanzar un déficit calórico.

Procura no seguir las dietas “de moda” que prometen resultados extraordinarios en un tiempo récord ingiriendo únicamente un par de alimentos “quema grasas”. Por lo general, este tipo de regímenes suelen provocar más daños que beneficios, al someter a tu cuerpo a altos niveles de descompensación que se reflejan en una pérdida acelerada de peso. El mayor error de estas soluciones rápidas es la pérdida de grasa y músculo por igual ya que esto desacelera nuestro metabolismo y dificulta el procesamiento de los alimentos, sin importar de qué tipo sean.

Es importante considerar que no se han comprobado científicamente las propiedades quema grasas de ciertos alimentos, sin embargo sí sabemos que los niveles altos de fibra y proteína aceleran el metabolismo y nos mantienen satisfechos por más tiempo. Si lo que estás buscando es alcanzar tu peso ideal, te recomendamos que sigas una dieta sana y balanceada que se adecue a tus necesidades, combinada con una rutina física diaria para que veas mejores resultados en menos tiempo.

           Alimentos quema grasa, Lo que siempre has querido saber