¡Obsesión con las calorías! ¿Sirve de algo contarlas?

No comments yet

calorias

¡Obsesión con las calorías! ¿Sirve de algo contarlas?

Por: Ximena
Millones de hombres y mujeres tienen el propósito o la meta de bajar de peso. Ya sea por salud o por estética, el querer llegar a una talla ideal es una meta muy común. Y no es una meta o un propósito cualquiera. Es un proyecto completo que requiere de dedicación, fuerza de voluntad y por supuesto de toda la información que puedas obtener.
Querer o buscar bajar de peso puede ser visto desde perspectivas muy diferentes. Y aunque todo el asunto se resume en llevar una vida más saludable, como la alimentación, el descanso y el ejercicio, se puede decir fácil pero en la práctica muchísimos se quedan a ola mitad del camino, sin lograr cumplir sus metas u objetivos.
Quienes han logrado cambiar su estilo de vida y llegar a un peso ideal, son conscientes del esfuerzo y el trabajo que esto requirió, y por supuesto no quieren volver a encontrarse otra vez en las mismas circunstancias del pasado. Por eso, cuando una persona logra su objetivo y alcanza su talla o peso ideal, difícilmente pierde su progreso; y al haber adoptado hábitos de alimentación y de ejercicio saludables para lograrlo, también es difícil abandonar estos u olvidarlos por completo.
No obstante para algunas personas, el perder peso o el no recuperar el peso perdido, más que un objetivo o una meta para beneficiar su salud, puede convertirse en una obsesión que puede traer consecuencias que son todo lo opuesto a saludables.
¡Obsesión con las calorías! ¿Sirve de algo contarlas?
La motivación y el deseo profundo por lograr la meta propuesta para bajar de peso o mantener nuestra talla puede ser una de las fuerzas más poderosas que nos van a ayudar a lograr este objetivo, pero pasar de la motivación a la obsesión no es tan difícil, y las consecuencias que de cada actitud son completamente opuestas para nuestra salud. Mientras que los buenos hábitos de alimentación, siguiendo un plan alimenticio y practicando algún deporte o realizando o actividad física constante, los resultados van a ser un mucho mejor estado de salud y una enorme mejora en la calidad de vida; mientras que una actitud obsesiva hacia el peso y la alimentación solo puede derivar en problemas graves para la salud como los trastornos alimenticios y una gran reducción en nuestra calidad de vida.
Desde hace muchos años; al menos desde que yo soy niña, he escuchado y notado como muchas mujeres y hombres ven y utilizan a las calorías en los alimentos como la principal referencia en los alimentos con respecto a si los va a hacer subir de peso o no.
Todos los productos empaquetados muestran su aporte energético, por lo general representado en kilocalorías por porción, lo cual hace muy sencillo el evaluar, medir y seleccionar alimentos y productos basándonos en esta escala.
A esto también le tenemos que sumar el hecho que la mayoría de las caminadoras, escaladoras, y demás aparatos para ejercicio que cuentan don pantallas o displays nos muestran la cantidad en número de calorías quemadas hasta el momento.
Todo esto suma a que las personas que eran realizando estos esfuerzos para bajar de peso o alcanzar su talla ideal, tengan siempre en mente el número de calorías que están consumiendo, que están quemando y cuántas se están quedando es su cuerpo.
En algunas personas esto puede generar preocupación o angustia y para otras personas esto puede volverse una completa obsesión.
Lógicamente esto no es bueno, ninguna objeción lo es; pero imaginemos a un nivel moderado. ¿Aún así sirve preocuparse por las calorías y contarlas?
Es una pregunta muy importante y si tu has llegado hasta este artículo seguramente también te has hecho la pregunta.
¿Sirve de algo contar las calorías? 
No hay una respuesta corta, pero podemos afirmar que definitivamente esta no es una técnica efectiva y tampoco es una buena opción para lograr tu peso ideal. Y hay varias razones para esto:
Las calorías son una unidad de energía: representa cuánta energía aporta en total una porción de ese alimento, pero el origen de esa energía proviene de fuentes diferentes dependiendo de cada alimento. Algunos alimentos tienen muchas calorías por que tienen muchos azúcares procesados y pocos o ningún nutriente extra. En estos casos, el número de calorías por porción de ese producto o alimento es un buen indicador de la mala calidad o de su aporte pobre o nulo de nutrientes. Las calorías que no están balanceadas por nutrientes esenciales son llamadas calorías vacías. Este tipo desalientos no solo van a provocar que subas de peso, también son origen de una enorme cantidad de enfermedades y complicaciones a la salud.
En otros casos, las calorías provienen de fuentes poco nutritivas como los carbohidratos, pero puede estar balanceado con otros nutrientes, (como es el caso del maíz; a pesar de que su aporte energético proviene de los carbohidratos, también aporta calcio, hierro, vitaminas y otros minerales y nutrientes)
Así, estos alimentos son nutritivos, pero en planes de alimentación más estrictos o enfocados a bajar de peso. Pueden ser preferidos los alimentos cuyo aporte de calorías provienen de fuentes de mejor calidad como las proteínas o los ácidos grasos, los cuales pueden llegar a tener un aporte de calorías muy alto, sin embargo esta justificado por los nutrientes extras que nos aporta, y ya que el origen de estas calorías es mejor para el cuerpo, este va a poder ser aprovechado en lugar de ser almacenado.
En este caso, el número de calorías por porción presentado en el envase no sería una buena referencia sobre su calidad, lo saludable que es o la manera en que contribuiría a una dieta con la meta de perder peso.

 


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *