5 Mitos de los Productos Orgánicos – Desmentidos

No comments yet

Mitos de los Productos Orgánicos

5 Mitos de los Productos Orgánicos – Desmentidos

Por: Ximena
La conversación sobre los productos y alimentos orgánicos es un tema que esta lejos de concluir. En los últimos años ha existido un progreso importantísimo en este aspecto, y donde antes era casi imposible conseguir productos libres de pesticidas, insecticidas y demás agentes químicos durante la producción y traslado de los productos, hoy los podemos encontrar por muchísimos medios; la disponibilidad ha aumentado así como la diversidad de productos que se cultivan o se fabrican siguiendo siguiendo los procesos que certifican a un producto como orgánico.
A pesar de todo el progreso logrado en el crecimiento de la industria de los alimentos y productos orgánicos, no podemos decir que actualmente los productos orgánicos forman parte de la vida cotidiana de las personas; pues a pesar de el aumento en la disponibilidad y crecimiento de la industria, el mercado lo siguen dominando los alientos y productos transgénicos, y alimentos procesados que no solo invaden el mercado limitando la posibilidad de consumir otro tipo de productos, si no que han acostumbrado a nuestro cuerpo y a nuestro paladar a consumir productos con grandes cantidades de azúcar, endulzantes, condimentos y saborizantes que no son naturales.
El día de hoy quiero hablar sobre algunos de los mitos de los productos orgánicos que hoy en día existen y que es más común escucharlos.
Al realizar una búsqueda rápida en internet podemos darnos cuenta que en la actualidad existe un debate debido a las empresas que defienden a estos productos y procesos, lógicamente por un interés económico.
Puede ser difícil convencer a las personas de cambiar los hábitos de alimentación o el tipo de productos que están acostumbrados a consumir y que han consumido durante toda su vida; no obstante, creo que al entender cuál es la diferencia entre los procesos de los productos orgánicos y los productos procesados ,y al saber cuál es la diferencia entre los dos productos finales, cada vez más gente optará por hacer un cambio que cada vez es más fácil de hacer, y que va generar muchísimos beneficios; no solo al poner tu parte para la conservación y cuidado del planeta, también los grandes beneficios a tu salud, pues no solo vas a estar consumiendo alimentos más nutritivos y de mayor calidad; si no que estarás ayudando a tu cuerpo a librarse y purificarse de agentes tóxicos y nocivos que a corto y a largo plazo generan muchísimos tiempos diferentes de problemas y complicaciones de salud.

Mitos de los productos orgánicos – desmentidos

Existen muchos mitos de los productos orgánicos que pueden ser desmentidos fácilmente; sin embargo muchas veces podemos llegar a escuchar opiniones o ideas así de parte de amigos o personas cercanas lo cual nos hace más susceptibles a aceptar estos mitos de los productos orgánicos como verdad. Es por eso que en esta nota voy a hablar sobre los mitos de los productos orgánicos más comunes y más mencionados ; y si el el caso demostrar que son falsos y mostrar cuál es la realidad.
Los productos y alimentos orgánicos tienen un gran potencial de mejorar la salud y revertir las miles de complicaciones y problemas de salud que actualmente existen debido a los productos que encontramos más comúnmente en tiendas y por los malos hábitos de alimentación a los que estamos acostumbrados; La alimentación con productos orgánicos tiene el potencial de regresarnos el máximo potencial nutrimento de los alimentos que consumimos todos los día. Además, el proceso de producción de los productos orgánicos es amigable con el medio ambiente y ayuda a preservar el ecosistema donde se cultiva y promover así el cuidado del planeta. Sabemos que los procesos industriales son una de las principales fuentes de contaminación en el planeta. Nos encontramos en un momento crítico en el que cada persona debe poner de su parte y contribuir en la conservación del planeta, por lo que realizar un cambio en tu alimentación y empezar a consumir alimentos orgánicos no solo es una forma de mejorar tu salud, también es una manera de contribuir con los esfuerzos actuales para proteger la conservación del planeta.
Vamos a ver cuáles son los más grandes mitos de los productos orgánicos que existen:

Mitos de los Productos Orgánicos

Mito No. 1: Los alimentos orgánicos no son más saludables.

Uno de los mitos de los productos orgánicos más grandes, es que estos no son más saludables que los alimentos que encontramos comúnmente en tiendas; entiéndase alimentos procesados y transgénicos en la mayoría e los casos.
Para facilitar la producción y satisfacer la alta demanda por los alimentos, los agricultores empezaron a utilizar pesticidas y productos químicos desde hace décadas con distintos propósitos: Matar hongos, bacterias, plagas, insectos, raíces; y también para acelerar la producción y facilitarla. El problema es que estos químicos, a pesar de ser legales, se ha comprobado que representan un peligro muy grande al ser altamente tóxicos, y al no ser totalmente eliminados de los productos al ser enviados a las tiendas. Se ha comprobado que en existen residuos de estos químicos en las personas, provocando un gran número de enfermedades y complicaciones de salud que podrían ser evitadas si se usaran métodos de cultivo tradicionales.
Este es precisamente el beneficio más importante de los alimentos y productos orgánicos; pues son cultivados mediante procesos tradicionales en los que no se utiliza ningún tipo de pesticida o químico. Se fomenta la vida del ecosistema donde crecen los alimentos y así no se afecta el ciclo natural del ecosistema. Esto produce alimentos más nutritivos y más saludables, independientemente del hecho de que no contienen ningún tipo de químico añadido o substancia tóxica que pueda llegar hasta tu plato. 
A diferencia de los alimentos transgénicos, los productos orgánicos conservan la mayoría de su potencial nutricional hasta llegar a tu mesa; y son productos con más sabor.
Cuando consumes productos orgánicos puedes tener la seguridad que que estos alimentos no fueron alterados genéticamente, y que esos alimentos que estas apunto de consumir no contienen químico tóxicos y agentes nocivos que pueden dañar tu salud.
Por el simple hecho de no contener ningún tipo de químico, los productos orgánicos son más saludables que los no orgánicos; a esto le sumamos que estos procesos de cultivo y producción fomentan el crecimiento natural de los alimentos haciéndolos más nutritivos y aptos para su consumo y este hecho lo comprueba. 

Mito No. 2: Los productos orgánicos afectan igual al medio ambiente.

Mitos de los Productos Orgánicos

Hay mitos que buscan restarle valor al esfuerzo de los productores de alimentos orgánicos, ya que es una forma de producción cada vez más utilizada y estor representa para ellos una fuerte competencia. Un mito muy com´aun sobre los productos orgánicos es que estos No son más amigables y respetuosos con el medio ambiente, y que sus procesos son igual de contaminantes a los procesos de alimentos procesados y transgénicos; esto es totalmente falso y hay muchos hechos que lo demuestran.

Como hemos visto, los alimentos procesados y transgénicos requieren de muchos químicos t´tóxicos para su producción con el fin de controlar plagas y realizar producciones masivas. El problema es que todos estos químicos y agentes tóxicos no desaparecen o se eliminan. Como ya vimos algunos se quedan en los alimentos y llegan hasta nuestras mesas, creando un alto potencial de contraer enfermedades y complicaciones de salud. Pero el resto de los químicos utilizados se quedan en la tierra, en el agua y en el ambiente, destruyendo totalmente el ecosistema de las zonas de cultivo. Más allá de esto, el agua y la tierra contaminadas tienen el potencial de causar muchísimo daño al planeta, al afectar nuevos cultivos y semillas y al contaminar zonas por donde el agua corre. Además del cultivo, todo el procesamiento y producción de las fábricas y transportes suman enormemente al volumen de contaminación que puede general la producción de muchos de estos productos y alimentos.
Los alimentos orgánicos mitigan enormemente este impacto negativo al planeta y al ecosistema al utilizar métodos tradicionales de cultivo y prohibir totalmente el uso de químicos y alimentos modificados genéticamente. Estos procesos representan un contrapeso al que cada ve más empresas y productores se suman, pues la demanda por productos orgánicos esta en aumento. Además, la cultura de consumo de productos orgánicos promueve el auto-cultivo, lo que significa que muchos alimentos puedes cultivarlos desde tu casa y así no solo ahorrar dinero, si no que estas ahorrándole al planeta el consumo de combustibles fósiles para el transporte y todos los beneficios de un alimento que creció sin químicos y pesticidas. Si esto te interesa te recomiendo que cheques nuestra nota dedicada a los huertos Urbanos: la mejor forma para cultivar los alimentos tu [email protected]
Por eso, al consumir productos orgánicos estarás contribuyendo al cuidado del medio ambiente y a mitigar los efectos destructivos de las producciones masivas.

Mito No. 3: Los alimentos orgánicos no pueden alimentar a todo el mundo.

Una de las razones (y mitos) con los que me he encontrado en contraa de los alimentos y los productos orgánicos, objetan que la producción de alimentos orgánicos no puede dar abasto a todo elk mundo. Esta idea se debe a que los proceso de producción orgánico son más costosos por que requieren más tiempo, m´las atención y más trabajo humano. Por otro lado, los procesos industrializados han implementado técnicas con agentes químicos tóxicos para acelerar los procesos y hacer la producción más económica, con un alto costo en la calidad de los productos. Ya que estas producciones son masivas se cree que las producciones orgánicas no podrían alimentar a todo el mundo, sin embargo esto el falso for muchas razones.
A pesar de requerir más tiempo la producción orgánica no requiere de una gran infraestructura, y practicamente cualquier persona puede realizar cultivos orgánicos en espacios relativamente pequeños. El cultivo de productos orgánicos a diferencia de los procesos industriales no afecta ni contamina la tierra y el agua por lo que es posible seguir cultivando indeterminadamente en el mismo espacio. 
Existen estudios como el de el Rodale Institute que han demostrado que la producción de alimentos orgánicos puede ser igual de sustentable que las grandes producciones industriales, con la enorme ventaja de la reducción del daño al medio ambiente.

Mito No. 4: Los pesticidas no son dañinos.

Este es un mito que no tiene ningún fundamento, pues ha sido demostrado extensivamente que los pesticidas y químicos utilizados en la producción de alimentos incluyendo hormonas y proteínas son nocivas y no aptas para el consumo humano; además un gran numero de enfermedades han sido asociadas a la concentración de agentes químicos tóxicos en el cuerpo que provienen de los alimentos procesados.
Los pesticidas son químicos diseñados para matar organismos, como el DTT que se creía seguro hasta que fue prohibido en 1972 por ser altamente tóxico y peligroso. Estos pesticidas se acumulan en el organismo y es difícil eliminarlos, causando problemas graves de salud a largo plazo. Este tipo de químicos tienen una presencia y duración tal en nuestro organismo que residuos de estas toxinas se han encontrado en personas que nacieron después de que el DDT fuera prohibido. Estos pesticidas aún se encuentran en el agua y la tierra por lo que siguen afectando lo alimentos que consumimos hoy en día; todo esto sumado los nuevos químicos y productos que se utilizan actualmente.
La solución para esto son los productos orgánicos en los que ningún tipo de químico puede ser utilizado para sus procesos.

Mito No. 5: Los productos orgánicos son una moda pasajera.

Hay quienes creen que el deseo de consumo productos orgánicos y el gran crecimiento de esta comunidad es solo una moda como muchas otras que eventualmente quedará en el olvido. No están considerando que la alimentación con productos orgánicos es una alternativa mucho más saludable a los productos de consumo más comunes y es una forma más amigable con el medio ambiente, siendo esto más que bienvenido en una época donde se suman cada vez más esfuerzos para la conservación del planeta. Definitivamente no se trata de una moda, si no una tendencia que ha ido en crecimiento exponencial por más de una década.
Espero que les haya gustado la nota de este martes; les deseo una excelente semana y nos vemos el jueves por que voy a un nuevo tema súper interesante para ustedes.
Los quiere: Ximena ❤

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *